viernes, 8 de enero de 2010

Poesía

Y aquí, un destacado poema que en alguna ocasión un amigo declamó entre las etéreas calles de Guanajuato:

Mujeres que se van
Cartas que no llegan
A chingar a su madre

Juan Ibáñez

2 comentarios:

  1. He aqui la reversión:
    Mujeres perturbadas
    Cartas que llegan tarde
    ¡Buenos días alegría!

    ResponderEliminar